Mónica Baltodano. Comandante Guerrillera de la Revolución Sandinista, exiliada y desnacionalizada por la dictadura Ortega-Murillo, participó en la conmemoración del 50 aniversario del golpe de estado en Chile.

Invitada por el presidente chileno Gabriel Boric, Mónica Baltodano se ha hecho presente a las conmemoraciones del cincuenta aniversario del Golpe de Estado en Chile (10-11 de septiembre) en donde también participaron jefes de Estado de Gobiernos como Gustavo Petro de Colombia, Andres Manuel López Obrador de México, Alberto Fernández de Argentina, Luis Lacalle Pou de Uruguay, el primer Ministro de Portugal Antonio Costa, Peter Tschentscher, presidente del Consejo Federal de Alemania.  

También han asistido una numerosa delegación de ex presidentes tanto de Chile como de otras naciones como Juan Manuel Santos y Ernesto Samper, ambos expresidentes de Colombia, Laura Chinchillaexpresidenta de Costa Rica, Felipe Gonzálezexpresidente de España, Tarja Halonen, expresidenta de Finlandia,José Mujica, expresidente de Uruguay y Massimo D’Alema, expresidente del Consejo de ministros de Italia.

Otros invitados internacionales representativos del sentir que anima las conmemoraciones fueron Estela Barnes de Carlotto por Abuelas de la Plaza de Mayo, la escritora argentinaMariana Enríquez, la secretaria general de la Internacional Socialista, Benedicta Lasi. De España también asiste Fernando Martínez, secretario de Estado de Memoria Democrática, y Pilar Cancela, secretaria de Estado de Cooperación.

El amplio programa incluía actividades asumidas por organizaciones de la sociedad civil como Rumbo Colectivo y la  Fundación Salvador Allende, e incluyen la visita a la tumba de Salvador Allende y sitios emblemáticos del Golpe de Estado, como el Estadio  Nacional  lugar donde fueron hacinados miles de prisioneros y donde fue asesinado Víctor Jara y la Visita a Villa Grimaldi, uno de los mayores centros de detención y tortura de la dictadura militar de Pinochet que ahora se ha convertido en Museo de Sitio Parque por la Paz Villa Grimaldi y otros.  

El programa oficial inició el propio 11 de septiembre con un desayuno de Jefes de Estado y/o gobierno, Primeras Damas, ex Jefes/as de Estado y /o Gobierno, Ministros/as RREE e invitados internacionales y recorrido en El Palacio de La Moneda, dos Actos culturales donde intervendrán La Ministra de Cultura, El Ministro de RREE, y la senadora Isabel Allende, una personalidad indiscutible e hija de Salvador Allende.  

El Acto Central en La Plaza de la Constitución con la presencia además del cuerpo diplomático acreditado en Chile, incluyó las palabras del presidente Boric, y la firma de una Declaración de compromiso con la democracia o Compromiso de Santiago  a los que están invitados a firmar los Jefes de Estado y ex presidentes incluyendo los de Chile como Sebastián Piñera, Michelle Bachelet, Ricardo Lagos y Eduardo Frei.

Mónica Baltodano ha expresado su respaldo a ese compromiso y  ha aprovechado los encuentros con las delegaciones participantes para informar de la grave situación de los DDHH en Nicaragua, haciendo un llamado a las izquierdas del continente a distanciarse radicalmente del régimen dictatorial que oprime a los nicaragüenses, como ya lo ha hecho de manera ejemplar el presidente Boric.

También ha expresado públicamente que comparte los propósitos de la conmemoración del 50 aniversario, que invita a la comunidad internacional a reflexionar sobre las consecuencias del Golpe de Estado en Chile y la necesidad de comprometerse con democracia y el pleno respeto a los derechos humanos.

COMPROMISO DE SANTIAGO

Al cumplirse 50 años del quiebre de la democracia en Chile, cuando un golpe de Estado le costó la vida, la dignidad y la libertad a tantas personas, chilenas y de otros países, queremos, más allá de nuestras legítimas diferencias, comprometernos en conjunto a:

1. Cuidar y defender la democracia y el Estado de Derecho. Queremos preservar y proteger esos principios civilizatorios de las amenazas autoritarias, de la intolerancia y del menosprecio por la opinión del otro.

2. Enfrentar los desafíos de la democracia con más democracia, nunca con menos, y fomentar el diálogo y la solución pacífica de las diferencias, con el bienestar ciudadano en el horizonte.

3. Hacer de la defensa y promoción de los derechos humanos un valor compartido por toda nuestra comunidad política y social, sin anteponer ideología alguna a su respeto incondicional.

4. Fortalecer los espacios de colaboración entre Estados a través de un multilateralismo maduro y respetuoso de las diferencias, que establezca y persiga los objetivos comunes necesarios para el desarrollo sustentable de nuestras sociedades.

Cuidamos la memoria, porque es el ancla del futuro democrático que demandan nuestros pueblos.

Por Popol Na

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 1 =