Organizaciones de la sociedad civil nicaragüense en Costa Rica, presentaron el informe ‘»La Brutal demolición de  la Libertad de Asociación en Nicaragua, Violaciones al derecho de asociación bajo el Régimen de Daniel Ortega-Murillo (2007- 2023)ʼ», en el que se abordaron los hallazgos más relevantes de las violaciones a la libertad de asociación en Nicaragua y los cambios en las dinámicas asociativas, así como los datos de las cancelaciones jurídicas que se han ejecutado entre 2022 y 2023. 

Dentro de los hallazgos más relevantes están que desde el 2007 hasta el año 2023 se cancelaron 3,521 organizaciones y solamente en el año 2023 se cancelaron 249, de estas el porcentaje mas alto fue de las organizaciones religiosas, esto como parte de la estrategia represiva en contra de los liderazgos religiosos y la grave violación de los derechos humanos.

Ante la represión a las organizaciones «también surgieron disoluciones voluntarias de las cuales se contabilizaron 102 durante el 2023, como parte de la ola represiva que implementa el régimen en Nicaragua.» señala Katherine Ramírez de la asociación Popol Na.

El cierre de espacios cívicos afecta a los pueblos originarios de
Nicaragua

Ante el histórico abandono del estado de Nicaragua hacia las comunidades indígenas de la Moskitia (Costa Caribe), las organizaciones y espacios cívicos desempeñaban un rol fundamental en la formación y acompañamiento de los sectores más vulnerables como son las minorías étnicas. Tras el cierre de estos espacios se ha evidenciado un significativo aumento de violencia, sumado esto la falta de alternativas de denuncias públicas y la recopilación de violaciones a derechos humanos, ante la violencia estructural, de genero e invasión de colonos.

Según el informe, el gobierno apunta al cierre total de las organizaciones sin fines de lucro, aunque se ha venido dando por etapas, la intención del régimen es que los nicaragüenses no tengan espacios hacer valer sus derechos de una manera en la que, no se les violenten sus derechos humanos. Este informe se realizó mediante la alianza de organizaciones como Articulación de Movimientos sociales, Plataforma de redes Ong y Popol Na. 

Por Popol Na

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + cuatro =